La materia

La planificación de la actividad periodística es una tarea propia de todos los diarios modernos que responden a ciertas normas establecidas por la producción industrial. Esta planificación es emergente de un contexto histórico, político, social y económico que reproduce en el ámbito de las empresas la división del trabajo con tareas profesionales específicas. Desde el diario «de una sola persona» hasta el periódico moderno de noticias se traza un camino influido por la aparición del «hecho noticioso» con sus características y por la aparición de nuevas tecnologías. Los códigos audiovisuales, por último, también inciden en las transformaciones que adoptaron los medios gráficos.

La cátedra se propone tres objetivos explícitos y tres implícitos:

Objetivos explícitos

Objetivos implícitos de la materia

La cátedra toma tres grandes unidades temáticas que están vinculadas entre sí y que organizan todos los temas que se abarcan en el programa analítico de la materia: el periodista y las fuentes; la producción industrial de noticias; lo(s) público(s). Paralelamente a estos tres organizadores, la cátedra se plantea un trabajo de relación entre la ética y el ejercicio del periodismo con el examen de casos concretos.

Para completar estos objetivos se abordarán nociones sobre el marketing periodístico. El fenómeno denominado «segmentación de públicos» hace necesario el análisis sobre la perspectiva del lector como consumidor, grupos con características propias e intereses muy diferentes entre sí. Esta perspectiva de mercado es una realidad a la que las publicaciones le prestan mayor atención para construir ofertas atractivas e innovadoras. Cada día se generalizan más las secciones especiales, los suplementos, investigaciones, una gráfica más atractiva y hasta formas de publicidad nuevas. Por otra parte, el periodismo es cada vez más un campo de batalla donde los diferentes grupos políticos, económicos o de otros intereses juegan sus «guerras psicológicas» para posicionarse mejor en una sociedad altamente mediatizada, con la consiguiente sofisticación de los modos de comunicación política.

Estos dos últimos aspectos influyen en el estudio de las fuentes y las noticias que proporcionan, los estilos de redacción, los temas de interés, los modos de producirlos, seleccionarlos, jerarquizarlos y presentarlos ante el público, y frente a esta mediatización, qué efectos causan a lo(s) público(s).